Urología Pediátrica

Para recibir atención urológica compasiva y apropiada para su edad, visite el UNM Children's Hospital. Nuestros urólogos pediátricos certificados por la junta son expertos en la atención relacionada con la vejiga, los genitales y el tracto urinario. Tratamos a niños desde el nacimiento hasta los 21 años.

Atención especializada para una amplia gama de afecciones

A veces, las afecciones urológicas pueden afectar otras partes del cuerpo. Nuestro equipo trabaja en estrecha colaboración con muchos otros especialistas como riñón médicos, médicos del sistema digestivo, dietistas, psicólogos y fisioterapeutas. Este enfoque de equipo asegura que estemos brindando un plan de tratamiento integral para su hijo.

Condiciones Tratadas

  • Enuresis (orina la cama)
  • Dificultad para orinar
  • Trastornos del desarrollo sexual.
  • Anomalías genitales
  • Dolor o inflamación genital
  • Cánceres genitourinarios
  • Hernias
  • Cálculos renales
  • Vejiga hiperactiva
  • Prune belly syndrome
  • Testículos no descendidos
  • Infección del tracto urinario

Planes de tratamiento personalizados

La primera cita de su hijo incluirá un examen realizado por un urólogo certificado por la junta. Es posible que el médico deba programar pruebas por imágenes u otros procedimientos de diagnóstico. Luego, nuestro equipo elabora un plan de tratamiento personalizado que podría incluir medicamentos y, si es necesario, cirugía.

Los procedimientos que realizamos incluyen:

  • Nefrectomía para extirpar un riñón dañado o enfermo
  • Orquiopexia para mover un testículo no descendido
  • Nefrectomía parcial para extirpar tejido enfermo del riñón
  • Extracción percutánea de cálculos renales para eliminar una masa dura y dolorosa
  • Pieloplastia para aliviar una obstrucción entre el riñón y el uréter (el conducto que conecta el riñón y la vejiga)
  • Reimplante ureteral para mover un uréter que no se conecta correctamente a la vejiga
  • Varicocelectomía para tratar la infertilidad masculina

Enfoques mínimamente invasivos

Siempre que sea posible, nuestro equipo de atención utilizará una técnica mínimamente invasiva. Son técnicas que reducen el dolor, las cicatrices y el tiempo de recuperación. Las técnicas mínimamente invasivas comunes incluyen:

  • endoscopia que guía una pequeña cámara conectada a un tubo delgado en el tracto urinario para que los cirujanos puedan ver el interior para diagnosticar o tratar una afección sin hacer grandes incisiones.
  • Laparoscopia requiere insertar una cámara diminuta y herramientas quirúrgicas en miniatura en el abdomen a través de pequeñas incisiones.
  • Cirugía asistida por robot utiliza brazos robóticos que pueden doblarse y girar más y es más preciso y estable que las manos humanas.