Cirugía ortopedica

UNM Hospital es el único centro médico académico y de trauma de nivel 1 en Nuevo México. Esto significa que nuestras instalaciones, departamentos y especialistas se someten a una capacitación rigurosa para brindar el más alto nivel de atención ortopédica. Visítenos para recibir atención quirúrgica avanzada; completamos con éxito más de 600 cirugías de articulaciones al año.

Nuestros más de 25 cirujanos ortopédicos certificados por la junta son expertos en especialidades que van desde trauma hasta medicina deportiva. Ofrecemos una variedad de cirugías avanzadas y procedimientos mínimamente invasivos: incisiones más pequeñas y recuperación más rápida. Explore nuestros procedimientos más comunes y qué esperar.

Cirugías ortopédicas comunes

La cirugía artroscópica es mínimamente invasiva. Los sitios más comunes de cirugía artroscópica son rodillas, hombros, codos, tobillos, caderas y muñecas. Puede usarse para tratar la enfermedad de Paget, tendinitis, desgarros del LCA y meniscos desgarrados.

Su cirujano insertará un tubo pequeño y flexible en su incisión. Este tubo tiene una cámara adjunta para ayudar a su cirujano a ver la articulación y el tejido. A partir de ahí, su afección puede tratarse con pequeños instrumentos dentro del artroscopio.

El desbridamiento elimina el tejido dañado, el tendón, la bursa o los restos óseos. Este material dañado puede interferir con la curación y las funciones normales.

La cirugía de desbridamiento se puede realizar de forma abierta o artroscópica, según la zona afectada. Se utiliza para tratar artritis, desgarro de LCA o menisco, osteoporosis, tendinitis grave o agua en la rodilla.

En la cirugía abierta, su cirujano crea una o más incisiones para exponer un área afectada. La cirugía abierta se utiliza en el reemplazo de articulaciones, para reparar el codo de tenista y para tratar el síndrome del túnel.

La fascia plantar es un ligamento que conecta el talón con los dedos de los pies. La fascitis plantar es la inflamación de este ligamento; por lo general, se puede tratar con fisioterapia y medicamentos. En casos graves, se necesita cirugía abierta o artroscópica para aliviar la inflamación y la tensión.

Cuando los tendones, ligamentos o músculos se desgarran, se utiliza cirugía reconstructiva para una recuperación más rápida. Buenos candidatos para esta cirugía son aquellos con fracturas óseas complejas o lesiones deportivas o aquellos que han experimentado un traumatismo por fuerza contundente.

No se recomienda la cirugía reconstructiva ósea para pacientes con huesos degenerados por artritis, osteoporosis o enfermedad de Paget. En estos casos, los huesos son demasiado frágiles y débiles para ser reparados.

Los casos graves de escoliosis, o curvatura de la columna, se tratan con cirugía de fusión espinal. Un cirujano capacitado de UNM Health conectará dos o más huesos con hueso nuevo, similar al proceso de curación de los huesos rotos. Los huesos pueden estar sostenidos por varillas de metal, alambres, ganchos o tornillos para el crecimiento adecuado de hueso nuevo.

Si necesitas una nueva cadera, rodilla u hombro, podemos ayudar. Ofrecemos cirugía de reemplazo total de articulaciones en nuestro moderno Centro Médico Regional Sandoval. El equipo ortopédico de UNM está capacitado para utilizar las últimas tecnologías quirúrgicas, para que pueda tener una recuperación más rápida y segura.

Más información sobre qué esperar durante la cirugía de reemplazo articular.

Haga una cita

Para programar una cita ortopédica, llame al 505-272-4866.